My social cafeteria (Span)

Yo me crié en la villa 31, cuando vinieron los militares nos piaron la casa y nos tuvimos que ir si o si. Ahora la villa esa terminó siendo la Recoleta. Yo llegué el año 59 a la villa. Era de Mendoza pero cuando mis padres se separaron… mi mamá se agarró (tomó) a los hijos y se vino. La villa no era nada, era un campo. Mi mamá se agarró media villa. Después se dividió. Fue creciendo la villa, vino el ejército y nos pisó la casa. Juntamos la plata y nos compramos una casita en Lanús y después nos fuimos a vivir en Lomas de Zamora. Ahí hay mucha necesidad… Están las zonas periféricas. Terrible. Hay parches pero no hay soluciones y eso es mi enojo con el Estado. Porque que coman 450 personas acá no es bueno. Porque cuando yo vivía en una villa no había comedores comunitarios pero ahora no estamos mejor, estamos peor. Que se agranden los comedores es la deficiencia de que no haya trabajo… Hay asistencialismo… Subsidio de acá… Subsidio de acá.

Hace cuánto está este comedor.

Cumplimos 20 años. Somos a-políticos por eso no nos escuchan y estamos ahí peleándola (tratando). El martes un grupo de mujeres irá a luchar porque no se cierre el comedor porque no hay recursos.

¿Por qué decidió abrir un comedor?

Probablemente porque estaba muy sola. A veces la vida misma de uno te va marcando. Yo decidí separarme… yo sufría violencia de género. A parte de hacer terapia y trabajar en el hospital como enfermera… Ahí con mi pareja decidimos poner un localcito chiquito donde haga sus cosas… Manualidades, charle, llore… Y yo salía del hospital y a las dos abría. Nos invitaron a abrir un comedor comunitario… Primero se dio la merienda y con las mamás y los hijos… todos participaban. Después se fue agrandando y se hizo un comedor comunitario para… ver más miseria. Ahí ves la enfermedad, la soledad. Y es triste, no es feliz. Si bien uno duerme tranquilo… es triste. Cuando ven caras nuevas… se ponen felices. Hoy me está traicionando la salud, mis hijos quieren que deje y estoy viendo quien puede seguir. Me tengo que jubilar. Sino no llego a nada. Son muchos años, con muchos problemas, con bronca, sin una respuesta… No me puede manejar un político… cuando tu pensamiento es libre tenés que sufrir las consecuencias. No hay recursos para pintar… Fijate… Acá se paga solo de alquiler $5400… El gobierno te da cada seis meses $30000. Vos tenés que pagar la luz, el agua, el gas, papel higiénico, jabón, lavandina… Eso no te da el gobierno… Lo tenés que pagar vos… ¿Cómo? No saben.

¿Cómo hacen?

Vendemos ropa tipo feria americana, la señora (señala) hace cortinas…

¿Cómo ve esto después de las elecciones?

Peor. Gane quien gane va a ser peor. En Buenos Aires hay cloacas pero, por ejemplo, en Lomas de Zamora no hay (no en todo Lomas). Si las familias de agrandan y se tiene que vivir todos juntos, es un desastre. También se toman (ocupan ilegalmente) casas y son 15 personas por casa. Los departamentos que se construyen en los lugares centrales también complican. Mi historia… Vengo de la necesidad más profunda pero pude salir gracias a mi madre y a lo que yo pude hacer… Porque me podría haber quedado en mi casa… Vuelto a la villa (porque muchos volvieron) No estudiado… Dejarme… No hacer nada. Pero hoy tengo 450 almas que vienen y me consultan… A veces es mucho… antes éramos dos… Ahora quedé yo.

Tengo que preparar a la gente. Preparar talleres para las mujeres. Qué la mujer sepa que puede ir a un lugar si sufre violencia de género. A mí me interesan mucho los chicos y los adolescentes… Por las drogas me mataron a dos este año. No llegan a estudiar, no llegan a ser adultos y ya murió. Y eso me quiebra. Y a medida que van pasando los gobiernos empeora, no mejora. Tengo que luchar. Siempre el vecino es más solidario… Siempre gente que aparece nos permite seguir… como pasa con las donaciones… Esa heladera, por ejemplo, es regalada. No debería ser así, el gobierno debería dar. No puede ser…

Laisser un commentaire